Accesibilidad cognitiva en el mundo online

En ocasiones damos por hecho demasiado pronto que todas las páginas web cumplen los requisitos mínimos de accesibilidad web, pero lo cierto es que en la mayoría de casos no es así.

Puede que en tu círculo más cercano no haya ninguna persona con discapacidad, por eso solemos ser ajenos a los problemas y necesidades que no nos afectan. Si creas el sitio web de tu negocio accesible, no solamente estarás consiguiendo que tus contenidos y productos lleguen a más personas, cumpliendo con criterios de responsabilidad social, también mejora el SEO. Por todo eso, vale la pena profundizar un poco en el tema.

¿Qué es la accesibilidad web?

Según la W3C Web Accessibility Initiative, la accesibilidad Web significa que personas con algún tipo de discapacidad van a poder hacer uso de la web con completa normalidad. En concreto, al hablar de accesibilidad en este ámbito se hace referencia a un diseño y contenido web que va a permitir a estas personas percibir, entender, navegar e interactuar con el sitio. La accesibilidad web también beneficia a otras personas, incluyendo personas de edad avanzada que han visto disminuidas sus habilidades a consecuencia de la propia edad.

La accesibilidad en el mundo online engloba muchos tipos de discapacidades, incluyendo problemas visuales, auditivos, físicos, cognitivos, neurológicos, de aprendizaje y del habla.

Los diseñadores y desarrolladores pueden hacer mucho para evitar las barreras de accesibilidad que excluyen a las personas del uso de determinados productos o servicios, así como optimizar la experiencia del usuario en personas con discapacidades.

¿Por qué la accesibilidad web es importante?

La posibilidad de acceder a las redes y al contenido online es un recurso muy importante para diferentes aspectos de la vida de una persona: educación, empleo, entretenimiento, comercio, sanidad y muchos otros. La accesibilidad web es importante para poder ofrecer un acceso equitativo e igualitario en oportunidades a las personas con cualquier discapacidad. Una web accesible puede ayudar a personas con discapacidad a que participen más activamente en la sociedad, accediendo a la información y al contenido que necesite.

Cómo mejorar la accesibilidad web de tu página

Existen muchas maneras de asegurarse de que estás haciendo todo lo posible para crear una web accesible. Aquí hay algunos consejos simples y prácticos que puedes  implementar en el sitio web de tu negocio o blog adaptado para discapacitados:

1. Usa etiquetas alt

Cuando pasas el ratón sobre una imagen en un sitio web, las palabras que aparecen se llaman etiquetas alt. Para alguien que tiene una discapacidad visual y usa un lector de pantalla (un programa de software que lee el texto de un sitio web en voz alta), las etiquetas alt se leen en voz alta y son la única forma en que un usuario sabe que contiene la imagen.

Artículo relacionado  Consejos para personas con discapacidad ante el coronavirus

Te aconsejamos tomar en serio las etiquetas alt, como una oportunidad para describir la imagen de manera precisa y breve. Si es una foto de alguien reconocible, deberás incluir el nombre de la persona. Si es un objeto, utiliza un par de palabras para describirlo (por ejemplo, si es una foto de pila de ladrillos, usa el texto alternativo “pila de ladrillos”). Sencillo, ¿verdad?.

2. Crear subtítulos y transcripciones

Si tu contenido web incluye vídeos regularmente, intenta proporcionarles subtítulos. Sitios populares de alojamiento de videos como YouTube tienen herramientas que permiten a los usuarios agregar subtítulos a sus clips.

Hacer que una transcripción del video esté disponible online también es un recurso increíblemente útil para los usuarios con discapacidad.

3. Poner puntos en abreviaturas

Si abrevias algo en HTML, utiliza puntos entre cada letra. Por ejemplo, si hace referencia a United States of America, escríbela como U.S.A, en lugar de USA. Un lector de pantalla no reconocerá la abreviatura sin puntos, y en su lugar lo leerá fonéticamente como una palabra (U.S.A sería leído como “USA”).

4. Describe tus enlaces

Al incrustar un enlace en una publicación, es más útil describir el enlace, en lugar de simplemente decirle al lector que “haga clic aquí”. Por ejemplo, es mejor escribir: “Para conocer más comercios accesibles en Barcelona, consulta la web de iLearntap” en lugar de “Para obtener más comercios accesibles en Barcelona, haz clic aquí“.

Siempre que sea posible, subraya tus enlaces o asegúrate de que haya un buen contraste de color entre el texto hipervinculado y el texto normal. De esa forma, los usuarios daltónicos podrán encontrar un enlace de inmediato sin tener que desplazarse sobre él con el cursor.

5. Controla la elección del color

Practicar elecciones de color inteligentes es muy útil para ofrecer un sitio web con cualquier tipo de audiencia. Evita combinar colores llamativos y ten cuidado a la hora de usar el amarillo, el azul y el verde (especialmente complicados para los daltónicos). El texto negro sobre un fondo blanco es la mejor práctica general, porque es legible para la mayoría de los públicos.

6. Facilita el clic

Para los usuarios con problemas de movilidad, puede ser difícil hacer clic en elementos pequeños dentro de un pequeño espacio. Es como tratar de hacer diana cada vez que juegas a los dardos. Dale al elemento en el que se puede hacer clic un rango más amplio para que el usuario pueda hacer clic en él.

Artículo relacionado  El papel del cuidador o cuidadora en personas dependientes

7. Crea un contenido sencillo

Este consejo es útil para cualquier audiencia, pero es imprescindible para usuarios ancianos o con discapacidades del aprendizaje. Si estás colocando mucho texto en tu sitio web, divídelo en párrafos más pequeños. Puedes usar un lenguaje más simple y directo siempre en voz activa.

Como es de esperar, puede que esto no sea posible adaptarlo a todas las webs, ya que depende mucho del contenido, pero seguro que puedes utilizarlo en alguna de tus páginas, como el “sobre nosotros”.

8. Incluye una guía de accesibilidad

Si has hecho todo lo posible para que tu sitio sea accesible para personas con discapacidad, aún te queda algo más: puedes incluir una sección que describa todas las formas en que tu sitio es accesible. O si tienes suficiente tiempo y lo deseas, puedes publicar una guía sobre consejos y trucos que los usuarios pueden implementar en sus propios ordenadores para que les facilite la accesibilidad a los sitios web. También es importante que las personas con ciertas discapacidades sepan y aprendan que pueden configurar funciones en su ordenador o navegador para facilitarles su uso.

9. Conoce a tu audiencia

Es difícil, sino imposible, diseñar y adaptar una web de forma general para todas las discapacidades. Dentro de las principales categorías de discapacidad (sensorial, física y cognitiva) existe una variación tan amplia, por lo que es importante comprender primero a los usuarios.

Si quieres hacer que realmente tu sitio web sea más accesible, intenta empatizar y ponerte en el lugar de esas personas para hacer una lectura de cómo se relacionaría esa persona con tu web. Te recomendamos probar, por ejemplo, un lector de pantalla como ChromeVox , para conocer de primera mano cómo funciona la tecnología de asistencia. La experiencia te llevará a concretar el diseño de un sitio web más adaptado a las personas con discapacidad.

10. Usa la técnica de la lectura fácil

Llamamos lectura fácil a aquellos contenidos que han sido realizados con lenguaje sencillo y claro, de forma que puedan ser entendidos por personas con discapacidad cognitiva o discapacidad intelectual de cualquier tipo.

Para realizar un texto en lectura fácil en tu página web y hacerla aún más accesible hay que seguir algunas pautas, las más importantes son las siguientes:

  • Utilizar frases cortas.
  • Evitar frases en negativa.
  • Evitar el uso de muchos números, y si se ponen, siempre mejor en número que en letra.
  • No utilizar metáforas o comparaciones que puedan ser confusas.
  • Utilizar una idea a transmitir en cada frase o párrafo.
  • Encadenar las frases una con otra para que la persona pueda seguir el hilo de la información fácilmente.
  • Incluir imágenes, pictogramas o infografías.

Deja una respuesta