Consejos para personas con discapacidad ante el coronavirus

Aunque la crisis sanitaria afecta a todo el mundo, no lo hace de la misma forma en todos los colectivos. Las personas con discapacidad, según la OMS, tienen más riesgo de contraer el COVID-19 debido a factores como la necesidad de tocar cosas para obtener información del entorno, la dificultad que pueden tener para frotarse bien las manos o la dificultad para realizar el distanciamiento social si necesitan apoyos adicionales, entre otras cosas.

En este sentido, cabe destacar que el coronavirus agrava las condiciones de salud existentes, en especial aquellas relacionadas con la función respiratoria, la función del sistema inmune, las enfermedades cardíacas o la diabetes. Por otro lado, la OMS también destaca que las personas con discapacidad pueden verse afectadas debido a la interrupción de los servicios de apoyo que se vive en gran parte de los países afectados, lo que también puede tener consecuencias en su calidad de vida.

En este artículo vamos a tratar de dar una serie de consejos para que, dentro de la problemática actual ante la crisis mundial del coronavirus, las personas con discapacidad puedan afrontar su día a día cuidándose y evitando posibles riesgos.

¿Por qué se necesitan consideraciones adicionales para las personas con discapacidad ante el Covid-19?

Es importante tomar medidas para garantizar que las personas con discapacidad estén protegidas y siempre puedan acceder a los servicios de atención médica y a la información de salud pública que necesiten, pero también durante el brote del COVID-19.

Las personas con discapacidad pueden tener un mayor riesgo de contraer el virus del COVID-19 debido a:

  • Las barreras para la implementación de medidas básicas de higiene, como lavarse las manos (por ejemplo, los lavamanos pueden ser físicamente inaccesibles, o una persona puede tener dificultades físicas para frotar de forma eficaz las manos).
  • Dificultad para realizar el distanciamiento social debido a necesidades de apoyo adicionales.
  • La necesidad de tocar cosas para obtener información del entorno o para conseguir soporte físico.
  • Dificultades para acceder a la información generalizada de salud pública. 

Dependiendo de las condiciones de salud subyacentes, las personas con discapacidad pueden tener un mayor riesgo de desarrollar casos más graves del COVID si se infectan.

Esto podría ser porque:

  • El COVID-19 agrava las condiciones de salud existentes, particularmente las relacionadas con la función respiratoria, la función del sistema inmune, las enfermedades cardíacas o diabetes.
  • Las barreras para poder acceder a la atención médica.
  • Las posibles interrupciones de los servicios de apoyo para reducir y facilitar las actividades de las personas con discapacidad. 

Es importante entender que si los responsables públicos y los colectivos de representantes de las personas con discapacidad toman las medidas adecuadas, la calidad de vida de estas personas no se verá resentida.

Coronavirus: consejos para personas con discapacidad

Las personas con discapacidad son uno de los colectivos más vulnerables ante la gran crisis sanitaria. Estos son algunos consejos que se pueden seguir, o que su entorno debe tener en cuenta para evitar riesgos y combatir los retos del día a día:

Protección

A medida que avanzamos hacia una vacuna efectiva, es vital hacer todo lo posible para continuar protegiéndote a ti y a los demás del virus. Por eso, lo principal es la protección, seas o no una persona con discapacidad:

  • Mantén una buena higiene.
  • Practica el distanciamiento físico siempre que sea posible.
  • Evita reuniones públicas.
  • Si estás enfermo, quédate en casa y si tienes síntomas de resfriado o gripe, hazte la prueba.
  • Utiliza siempre mascarilla.

Usar mascarilla puede ayudar a protegerte a ti y a quienes te rodean si te encuentras en un área con transmisión comunitaria y no es posible el distanciamiento físico, como en el transporte público. Es una medida de protección importante para las personas con mayor riesgo de COVID-19 que viven en zonas urbanas o con rebrotes localizados.

Algunas personas con discapacidad no podrán usar una mascarilla de manera segura debido a razones físicas, médicas o de comportamiento. Por eso, antes de juzgar, observa y si es necesario pregunta a la persona por qué no lleva su mascarilla puesta. Muchas personas con discapacidad llevarán consigo un papel para justificar de forma médica la falta de su uso.

Toma medidas adicionales para proteger tu salud

Lava tu equipo de movilidad o pide ayuda para limpiarlo siempre que sea posible, como llantas de empuje en sillas de ruedas, andadores, muletas.

Ajusta la forma en que realizas algunas actividades diarias. Por ejemplo, si tienes una función manual limitada, evita usar la boca para quitarte los guantes. Encuentra un mecanismo diferente para quitar los guantes, como usar un dispositivo de asistencia. Si eres ciego o tienes poca visión, puedes tocar más superficies durante la navegación que otros. Si es posible, usa guantes cuando salgas fuera de casa.

Si dependes de varios cuidadores para que te ayuden con las tareas diarias, trata de limitar el número para ayudar a practicar el distanciamiento social.

Cuida tus necesidades de comunicación

Si eres sordo o tienes problemas de audición, puede ser difícil saber qué comunican los médicos y enfermeras a través de su equipo de protección personal, como las mascarillas. También es posible que te hablen desde detrás de una ventana o una cortina, lo que le dificultará la comprensión. 

Por eso puedes solicitar al personal de salud que transmita la información por escrito. Lo importante es que tengas modos alternativos de comunicación. Por ejemplo, lleva siempre encima un papel y un bolígrafo, una pequeña pizarra, o un cuaderno digital.

Planificar una posible atención médica

Si tienes problemas de salud específicos de tu discapacidad, es posible que debas manejarlos de manera diferente mientras dure la crisis sanitaria por Covid. Puedes enfrentarte a decisiones difíciles sobre si retrasar tus tratamientos, posiblemente sufrir más dolor o un período de curación más prolongado, o incluso correr el riesgo de infección al ingresar a un centro médico. Muchos hospitales siguen operando con procedimientos de bloqueo, no permitiendo que sus familiares o amigos permanezcan contigo en las visitas. Consulta con tu centro médico habitual tu situación, para que puedan evaluar y considerar si tu hospital es el recurso más apropiado en caso de necesitar atención médica o acudir a tus visitas rutinarias.

Realiza un inventario de medicamentos y prevé posibles necesidades

Puede resultar más difícil acceder a ciertos medicamentos a causa de la escasez de recursos en algunas comunidades, las roturas de producto en muchas farmacéuticas, o problemas en los repartos. Tanto si es tu caso, como si de momento no, te recomendamos hacer una evaluación de los medicamentos que tienes, cuánto tiempo durarán y planificar con anticipación nuevos encargos en tu farmacia o nuevas recetas a tu médico.

Toma precauciones adicionales contra posibles contagios

Si tienes un alto riesgo de sufrir complicaciones debido al COVID-19, haz saber a tus familiares, amigos y vecinos que estás siguiendo medidas adicionales de seguridad. No te sientas culpable por mantenerte sano y seguro. Defiéndete y educa a los demás sobre tu discapacidad. Si es necesario, pide que respeten tus decisiones. 

Accesibilidad de la información sobre el COVID-19

El rápido ritmo de la nueva información presenta barreras de acceso cuando estos materiales no siguen los estándares de accesibilidad para quienes requieren formatos alternativos mediante lector de pantalla, subtítulos o en lenguaje de signos. Las organizaciones de personas con discapacidad se aseguran de que esta información crítica sea accesible. Si tienes problemas para acceder a la información en tu comunidad, pide ayuda y exige que quienes la divulgan la hagan accesible.

Pásate al teletrabajo siempre que puedas

Si trabajas pero padeces alguna discapacidad que te convierte en persona de riesgo ante el coronavirus, exige, siempre que sea posible según tus funciones en la empresa, trabajar desde casa. Es importante recortar factores de riesgo, y actualmente el transporte público es uno de ellos, sobre todo para personas con ciertas discapacidades. Si aún no estás teletrabajando, piensa en tener una charla con tus superiores para ver cómo podéis adaptar tus funciones desde casa.

Mantén el contacto con tus amigos y seres queridos

Tener que mantener algunas medidas extra para protegerte, como pasar más tiempo en casa, no significa que olvides tu vida social. No lo hagas. Necesitas mantener el contacto con tus familiares y amigos: si no es posible verlos en persona porque son un riesgo para tu salud, llámalos, haz videollamadas con ellos, pero nunca rompas la comunicación. Somos seres sociables, necesitamos el contacto con los demás para nuestro bienestar.

Deja una respuesta