Relación entre las altas capacidades y el TDAH

Son muchos los niños con altas capacidades que presentan problemas de atención en el colegio y, por tanto, características que pueden ser asociadas al controvertido Trastorno de Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH o TDA). Actualmente, estos niños pueden ser considerados dentro de un grupo recientemente llamado “doblemente excepcional”.

Los niños “doblemente excepcionales” se caracterizan por presentar altas capacidades combinadas con otra peculiaridad que, de alguna manera, resulta contradictoria, incongruente o negativa para el desarrollo de las altas capacidades dentro del aprendizaje. De este modo, en los grupos doblemente excepcionales podemos encontrar niños con altas capacidades de aprendizaje, pero déficits sensoriales, desórdenes emocionales graves, deficiencias motrices y hasta deficiencias cognitivas.

Entonces, ¿existe una relación directa entre las Altas Capacidades y los Trastornos de Déficit de Atención con o sin Hiperactividad? Vamos a arrojar luz e información sobre este asunto.

¿Están relacionados el TDAH y las Altas Capacidades?

La relación entre TDAH y altas capacidades no es algo nuevo, ni raro. Es completamente posible que tu hijo pueda tener ambas condiciones. Y el motivo es precisamente la respuesta a la pregunta principal que nos hacemos en este artículo: no existe una relación directa entre el origen del TDAH y el de las Altas Capacidades Intelectuales en la infancia. Lo que sí es probable, pero son cosas distintas, es que las dificultades de la atención puedan influir en el rendimiento de los niños con TDAH. Pero en este caso suponemos que todos estaremos de acuerdo en que no se trataría de un problema de inteligencia, sino más bien, en un problema relacionado con la capacidad de concentración.

Las zonas del cerebro humano en las que se “localiza” la inteligencia son distintas a la región en la que se maneja la atención, la hiperactividad o la impulsividad. Es por eso que no tienen por qué verse afectadas a la vez. Más bien lo que puede suceder es todo lo contrario: que se detecten síntomas de TDAH y que aparezca de forma simultánea una inteligencia por encima de la media.

Es más, cuando se diagnostica TDAH y Altas Capacidades en una misma persona, en ocasiones las propias pruebas que se le realizan pueden llevar a la confusión. Tanto es así que lo normal es que un niño con TDAH y Altas capacidades haga bien los tests de inteligencia y también los de atención. Por lo que su trastorno puede pasar desapercibido si solo nos ceñimos a unos tests. Esto lo explica lo que comentábamos anteriormente: la inteligencia se encarga de “compensar” las dificultades con la atención en el momento de realizar los tests. Y queremos recalcar que ocurre en el momento de realizar las pruebas, porque esto no significa que sea capaz de compensar su déficit de atención en su vida cotidiana, o las situaciones habituales a las que se enfrente en su día a día. De igual forma, hay que tener en cuenta que las dificultades de atención afectan directamente en la capacidad de desarrollo de su potencial en los tests de inteligencia. Es decir, tanto el resultado de atención como el referido a inteligencia pueden mostrar niveles medios por la compensación entre inteligencia y TDAH.

¿Pueden las Altas Capacidades retrasar el diagnóstico de TDAH?

Rotundamente sí. Conseguir resultados normales en las pruebas de altas capacidades que se realizan, hace que algunos niños nunca lleguen a ser diagnosticados de otros trastornos, como el TDAH, o que lo hagan con un retraso excesivo. Mientras eso ocurre, las dificultades en el colegio o en casa se mantienen y en muchos casos, aumentan, perjudicando de forma considerable la evolución personal de cada niño.

Hay que tener en cuenta que en los Trastornos por Déficit de Atención, el retraso en el diagnóstico provoca un impacto negativo en la persona que lo padece, pero también en su familia, que puede no entender lo que sucede, sienten culpa, estrés por lo difícil que puede resultar manejarlo, y que cada vez se agobian más…Es por eso que es importante estar alerta para que, en caso de tratarse de un niño que sea doblemente excepcional, sea diagnosticado lo antes posible y con la mayor precisión.

¿Cómo es la evolución de los niños con TDAH y Altas Capacidades?

La evolución de estos niños con TDAH y Altas Capacidades a lo largo de su vida siempre dependerá de que se haga una correcta detección de ambos casos. A rasgos generales, la adolescencia puede ser el peor momento para aquellas personas con TDAH, siempre y cuando no haya sido diagnosticado con anterioridad, ya que se suma la rebeldía e impulsividad propias de la edad, a la constante frustración y sentimiento de poca autoestima que suelen desarrollar. Esta situación puede ser muy complicada para las relaciones familiares y sociales del adolescente.

Es por eso que merece la pena insistir en la importancia de que las familias y escuelas tengan una buena y completa información, para evitar faltas de diagnóstico o retrasos en los mismos. Una detección temprana es un camino directo a la posibilidad de evitar complicaciones en el futuro.

¿Cómo podemos ayudarle a superar sus dificultades?

Existen una serie de consejos comunes para todas las familias que se encuentren con esta situación, son los siguientes:

  1. Intentar entender a los niños. Aunque no siempre sepáis por qué pasan las cosas ni a veces cómo resolver las situaciones, es importante mostrar empatía y comprensión. Los niños necesitan ayuda y apoyo constante por parte de sus padres, familiares y amigos, por lo que es importante construir un ambiente donde se favorezca apoyo y valor por sus capacidades.
  2. Mejorar la comunicación con tus hijos.  La confianza y la comunicación mutua desde las primeras fases del desarrollo son muy importantes en el proceso educativo. La implicación del entorno familiar, social y el colegio también son aspectos primordiales en la red de apoyo que necesitan estos niños.
  3. Tanto en la escuela como en casa, la atención debería centrarse más en la superdotación del niño que en su dificultad.
  4. Es muy importante enseñarles estrategias que compensen sus dificultades.
  5. Los educadores pueden ayudar a sus estudiantes a que sean conscientes de sus capacidades y dificultades, para ayudar a afrontarlas.

Deja una respuesta