Las teorías sobre el aprendizaje más influyentes

¿Alguna vez te has parado a pensar por qué y cómo aprendemos nuevos conocimientos? ¿Qué es el aprendizaje? ¿Bajo qué teorías del aprendizaje aprenden nuestros hijos? ¿Y tú?  Las teorías del aprendizaje describen los marcos y atmósferas que utilizamos para procesar y retener el conocimiento. Todos hemos probado una gran variedad de formas de aprendizaje diferentes a lo largo de nuestra vida, la mayoría de veces sin ser conscientes de ello. Con algunas habremos aprendido y con otras no, ya que no todas las formas de adquirir conocimiento son efectivas para todo el mundo, puesto que todos somos diferentes.

Existen muchas teorías del aprendizaje, todas ellas con sus ventajas e inconvenientes. A continuación las conocerás más a fondo.

¿Qué es el aprendizaje?

Es algo que todos “sabemos”, ya que llevamos experimentándolo en primera persona desde que nacemos, pero es difícil de delimitar, ya que se puede interpretar de varias formas. En muchos libros sobre este tema el aprendizaje se define como el proceso que reúne una serie de experiencias personales y ambientales para conseguir, mejorar o modificar conocimientos, habilidades, valores, actitudes, comportamiento y visiones del mundo.

Es decir, todo en la vida es aprendizaje. Si no interiorizásemos determinadas cosas, perderíamos mucho tiempo en llevar a cabo acciones tan cotidianas y sencillas como saber dónde vivimos, encontrar las palabras exactas para comunicar lo que queremos comer, o cómo calcular lo que has gastado comprando varios productos en el supermercado, ya que cada vez deberíamos pasar por cada uno de los pasos para conseguirlo.

Lo que está claro es que el aprendizaje no se limita a los contenidos que se enseñan en el colegio o en casa. El aprendizaje incluye saber cómo comportarnos en sociedad: si llegases nuevo a este planeta y fueras a un velatorio, no entenderías por qué la gente llora, viste de negro, o entrega flores a sus difuntos. Es decir, también aprendemos mediante la sociedad que nos rodea.

¿Quiénes crean las teorías del aprendizaje? ¿Por qué?

Es posible que llegados a este punto te hayas preguntado de dónde salen las teorías del aprendizaje. Los profesionales que dedican su tiempo y conocimientos a intentar esclarecer todos los misterios sobre el aprendizaje de las personas provienen de múltiples disciplinas: la psicología, la educación social, la pedagogía, la filosofía, la ciencia…Y es ineludible que sea así porque su estudio y comprensión requiere de una visión global, aunque todos ellos trabajan con el mismo objetivo: comprender el proceso para poder anticiparse y controlarlo, y de esta forma, hacer la vida más fácil a todas las personas, ajustando las técnicas de aprendizaje a las necesidades de cada uno de ellos, así como a sus dificultades.

Además, es necesario conocer las bases del aprendizaje  para solucionar más eficientemente los retos diarios y saber adaptarnos mejor al mundo que nos rodea.

Teorías del aprendizaje más estudiadas

Estas son algunas de las teorías más influyentes que nos han acompañado a lo largo de la historia o que aún tienen relevancia en nuestra sociedad:

Artículo relacionado  Tipos de dislexia: qué es, síntomas y causas

Teoría del aprendizaje de Pavlov

Pavlov, psicólogo y fisiólogo, fue famoso en la historia de la psicología por sus contribuciones al conductismo. Durante la primera mitad del siglo XX, se dedicó a buscar las respuestas del secreto del aprendizaje.

El conductismo quería demostrar que la psicología es una auténtica ciencia. Los protagonistas de sus experimentos eran ratas, palomas o el famoso perro de Pavlov. Dentro de este enfoque destacan otros célebres conductistas como Skinner, Thorndike, Tolman o Watson.

Pavlov defendía la teoría del condicionamiento clásico. Según esta, el aprendizaje se produce cuando se asocian más o menos al mismo tiempo dos estímulos: uno incondicionado y otro condicionado. El incondicionado crea una respuesta natural en el cuerpo y el condicionado la empieza a desarrollar cuando se vincula al anterior.

Por ejemplo, si cuando comes legumbres (estímulo condicionado) te duele el estómago (estímulo incondicionado), es posible que relaciones tu malestar con las legumbres. Lo que viene después es una respuesta condicionada, que es mi recién adquirido rechazo hacia las legumbres.

Esta teoría, en la que los estímulos se repiten, explicaría muchos otros procesos generalizados como saber que los semáforos en verde nos invitan a pasar.

Estas teorías conductuales han generado muchas investigaciones a lo largo de los años, pero también muchas críticas, ya que de alguna manera se señala como un tipo de aprendizaje muy rígido y limitado para explicar la mayoría de conductas del ser humano.

Teoría del aprendizaje de Piaget

Otra de las grandes teorías sobre el aprendizaje que más han influido a lo largo de la historia es la de Piaget, epistemólogo y biólogo suizo. Sus estudios se basaban en una postura constructivista sobre el aprendizaje, afirmando que los niños tienen un papel activo a la hora de aprender. Para Piaget, las diferentes estructuras mentales van modificándose y combinándose a través de las experiencias, mediante la adaptación al entorno y la organización de nuestra mente.

El aprendizaje se da como resultado de los cambios y las situaciones novedosas. Nuestra percepción del mundo se va renovando a medida que vamos creciendo. Este proceso se compone por esquemas que nosotros mismos ordenamos mentalmente.

La adaptación tiene lugar mediante un proceso de asimilación, que modifica la realidad externa, y otro de acomodación, que es el que cambia nuestras estructuras mentales.

Por ejemplo, si descubrimos que nuestro amigo tiene un perro y hemos tenido una mala experiencia previa con estos animales, pensaremos que el animal nos va a hacer daño (asimilación). Sin embargo, al ver que se nos acerca y hace gestos para que lo acariciemos, nos vemos obligados a cambiar nuestra clasificación previa (acomodación) y reconocer que no todos los perros nos quieren hacer daño.

Teoría del aprendizaje significativo de Ausubel

Ausubel es otro de los máximos del constructivismo y además muy influido por Piaget. Este psicólogo y pedagogo creía que para que las personas aprendan es necesario actuar sobre sus conocimientos previos. Por ejemplo, si un maestro quiere enseñar qué son los mamíferos, primero debe tener en cuenta qué saben sus alumnos sobre lo que son los perros, los gatos o cualquier mamífero, además de conocer qué piensan sobre ellos.

Artículo relacionado  ¿Qué es el Trastorno del Procesamiento Auditivo?

De modo que Ausubel tenía una teoría muy centrada en la práctica. El aprendizaje significativo es contrario al aprendizaje puramente memorístico, como lo es retener largas listas de conceptos sin discutir ni entenderlos. Mediante el aprendizaje significativo se defiende el concepto de generar conocimientos mucho más duraderos, que se interiorizan más profundamente.

Teoría del aprendizaje social de Bandura

La teoría de Bandura hizo hincapié en el papel de las variables sociales y afirma que casi todas nuestras conductas se adquieren por observación e imitación.

A través de esta teoría Bandura propuso el llamado “determinismo recíproco” que sostiene que el comportamiento, medio ambiente y cualidades individuales de una persona, influyen recíprocamente unos a otros. Según su teoría los niños aprenden de la observación de otros, así como del comportamiento del “modelo”, los cuales son procesos que implican la atención, retención, reproducción y motivación.

¿Cuál es la mejor teoría del aprendizaje?

Es lógico que al encontrarnos con teorías tan diferentes nos surjan dudas. ¿Por qué no se ponen de acuerdo? ¿Qué teoría es más acertada? ¿Cuál es la menos válida? Para resolver estas preguntas podemos imaginar las teorías como si fuesen personas. Y es que no existen dos iguales. Cada una contempla la realidad desde su punto de vista particular.

No hay que olvidarse de que estas hipótesis han sido desarrolladas por personas como tú y como yo, con sus creencias, sus experiencias y sus puntos de vista.

De momento no se puede explicar el aprendizaje de forma completa y rotunda desde ninguna de ellas. Las teorías sobre el aprendizaje no han cesado y siguen surgiendo a medida que los profesionales hacen descubrimientos o proponen nuevos rumbos y los debaten entre ellos. Son modelos muy cambiantes (como las personas) que no podemos dar por definitivos.

Conclusión

Es necesario seguir investigando estas teorías y proponiendo otras alternativas que se adapten a la realidad actual. Los tiempos, la sociedad y los contextos cambian muy rápido. Solo continuando la investigación y teniendo esto en cuenta nos permitirá avanzar y rediseñar las medidas educativas que no dejan a las personas desarrollar su máximo potencial.

Realizar avances y descubrimientos en este campo es una tarea muy ambiciosa y complicada. Pero lo que sí podemos hacer es observar las reacciones de nuestros hijos al combinar o llevar a cabo varios tipos de enseñanza para ver qué se adapta mejor a ellos.

Con un sistema de aprendizaje flexible que contemple las necesidades particulares de cada persona se puede alcanzar un extra de motivación que ayudará a conseguir buenísimos resultados.

Deja una respuesta