Catalunya Confort

Catalunya Confort

Catalunya Confort es uno de esos comercios con historia. Su protagonista es Carlos, un gallego que abandonó su aldea para buscarse la vida en Barcelona, donde empezó como aprendiz en una fábrica de artesanos del mueble. En 1976 abre su propio negocio junto a su mujer Socorro y, actualmente, cuentan con la ayuda de la segunda generación, Carlos y Susana, para hacer crecer el negocio familiar.

Un comercio que ha evolucionado con los años y que se reinventa de nuevo cuando se convierte en uno de los primeros comercios accesibles a personas con discapacidad cognitiva. Porque normalmente las personas con historia son las que hacen historia.